El día de hoy, durante el 62 periodo de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU) los estados miembros adoptaron una “declaración ministerial” donde se promueve una sociedad libre del “abuso de drogas” para el 2029.

Para ello se contemplen estrategias como la eliminación de: los cultivos ilícitos, la producción, manufactura, y del tráfico de narcóticos y psicotrópicos.

En el documento se reconocen que tanto el número de drogas como sus mercados se están expandiendo y diversificando. También hablan del “nivel récord” que han alcanzado: el “abuso”, el cultivo ilícito y la producción de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, así como el tráfico ilícito de estas.

“Expresamos una profunda preocupación por el alto precio pagado por la sociedad, personas individuales y sus familias como resultado del problema mundial de las drogas" se lee en el documento.

Ante ello, nosotros recordamos que a lo largo de la historia todas las sociedades han incluído dentro de sus prácticas el uso de alguna sustancia psicoactiva.

Por otro lado, es durante esta reunión que también puede ocurrir la reclasificación del cannabis para que este deje de ser una droga clase “IV”, categoría reservada para sustancias con alto potencial dañino y sin usos terapeúticos. Esto, tras una recomendación de la Organización Mundial de la Salud.

Participaron representantes de otros países como Evo Morales, presidente de Bolivia y el canciller venezolano, Jorge Arreaza. Este último sufrió el desdén de otros diplomáticos, pues apenas se presentó algunos de ellos abandonaron el recinto en protesta a la crisis política que atraviesa actualmente Venezuela.

Bolivia y la hoja de coca

Evo Morales, presidente de Bolivia, habló de la política de control social respecto al cultivo de coca aplicada en aquel país.

“Se han establecido mecanismos de control social donde se aplican el diálogo, la concertación y el respeto a los derechos humanos con los sindicatos y comunidades para la toma decisiones” afirmó el mandatario. Recordemos que la hoja de coca es donde se deriva la cocaína y que son sustancias diferentes.

Criticó también la intervención de la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) estadounidense en países como Bolivia. “En el pasado la política antidroga fue una imposición de Estados Unidos”, expresó Morales.

Desde 2013 la Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU reconoció el consumo de a hoja de coca como un derecho para los bolivianos, pues forma parte de sus tradiciones endémicas.

Con información de: El País y Cooperativa