El cannabis es una planta cultivada y utilizada a lo largo del mundo con múltiples fines. Y así como muchas otras especies del mundo vegetal, puede producir reacciones alérgicas cuando se entra en contacto con alguno de sus componente. ¿Cómo identificar la alergia a la marihuana y qué hacer ante ello? Te explicamos:

¿Qué es una alergia y cómo se desarrolla?

En pocas palabras, lo que conocemos como ‘alergia’ es una respuesta de nuestro organismo a cualquier sustancia, por ejemplo el polen, la cual es identificada por nuestro sistema inmune como un potencial agente dañino (aunque el polen nos sea inofensivo, por ejemplo).

Una alergia puede desarrollarse por predisposición genética de las personas o por exposición prolongada al agente externo.

Es importante destacar que el problema no es con la sustancia, sino con la forma en que nuestros sistema reacciona. Por ello, las posibles reacciones son muy variadas y dependen del individuo y el contexto. 

Alergia al cannabis

Los síntomas de alergia a la marihuana incluyen manifestaciones clínicas dependiendo en cómo la persona fue expuesta. Tener contacto con la planta puede desencadenar salpullido, urticaria y sudores llamados angioedema. El respirar o inhalar alérgenos de la marihuana puede resultar en síntomas de la zona nasal, ocular o del ojo como lo son el moqueo, estornudos, comezón, sudores y ojos llorosos. 

También es posible encontrar condiciones más severas como asma (con el desarrollo del jadeo y dificultad para respirar) y anafilaxia. Esta última es más común con la ingesta de las semillas de cáñamo.

Además, se ha reportado reportado reactividad cruzada entre la marihuana y ciertos alimentos, como el tomate, el durazno y la nuez. Esto por la reacción entre proteínas y alérgenos encontrados en ambos, marihuana y comida, los cuales además pueden causar reacciones alérgicas serias.

Al día de hoy no hay exámenes para diagnosticar la alergia a la marihuana. Es posible usar pruebas en la piel para pacientes que tienen historias de reacciones alérgicas al cannabis.  el alergólogo puede preparar un extractoo usando cogollos y hojas de la planta. Aunque estas no son pruebas estandarizadas, se pueden usar para predecir sensibilización alérgica.