Durante la segunda mesa del Foro para la Regulación del Cannabis en el Senado de la República se abordaron ciertos aspectos sociales y políticos que implica este proceso. El politólogo Jorge Hernández Tinajero expuso una posible ruta para llegar a una legislación efectiva.

Este camino se divide en tres etapas: una obligatoria, una imprescindible y otra deseable.

La etapa obligatoria refiere a las sentencias de la Suprema Corte de Justicia, la cual es una herramienta independiente del poder político. “No importa quien gobierne, el Estado debe responder" apuntó Tinajero. Estas sentencias obligan a garantizar los derechos de autonomía y libre desarrollo de la personalidad.

En este sentido, deben ser prioritarios los derechos (de usuarios y no usuarios) y la salud pública. Aquí, Hernández Tinajero apuntó al cultivo personal, y en especial al cultivo asociado sin fines de comercio como el siguiente paso en la lucha.

Sigue el foro en vivo

La segunda etapa, la imprescindible, refiere a la criminalización del usuario. Para terminar con esto, la posesión simple debe ser removida como un delito. “Mientras no haya fines de tráfico la policía no tendría que molestar a cualquiera que posea cualquier droga, no sólo el cannabis”, enfatizó el politólogo.

Sobre permitir el consumo en espacio público, habló de esta como una medida necesaria para detener la extorsión a consumidores. Incluso lo reconoció a los consumidores como un grupo vulnerable por los abusos que comete la autoridad. “El policía te detiene, y antes de presentarte ante un juez como marca la ley, busca extorsionarte”, sentenció Hernández Tinajero.

Por último, en la etapa deseable, se expuso a la regulación de los mercados como una medida necesaria para sacar al cannabis de la ecuación de los mercados criminales.

En la misma mesa participó el escritor Carlos Martínez Rentería, quien señaló que ante la posibilidad de seguir prohibiendo el consumo de marihuana los legisladores “o son irresponsables, o no tienen el conocimiento para abordar el tema, o son cómplices del narco”.

De igual forma, el antropólogo Yuri Escalante, compartió reflexiones entorno a la legalización vs la estigmatización y cómo el consumidor de cannabis es alienado a pesar de que ni siquiera está incurriendo en un delito (recordemos que todo menos el consumo está penado). Entonces, el estigma al usuario resulta más grave que el bien jurídico que se intenta proteger, osea la salud de éste.

La mesa estuvo moderada por la senadora Jesusa Rodríguez, quien convocó al foro.